Skip to main content

Este año marca el inicio de una revolución en el reporting empresarial, centrada en la transposición de la Directiva CSRD (Corporate Sustainability Reporting Directive). Esta normativa equipara la importancia de la información financiera y la de sostenibilidad, estandarizándola, verificándola y haciéndola accesible para todos los grupos de interés.

La Directiva CSRD: Cambios Significativos

 

La CSRD impondrá la obligación de proporcionar información sobre medio ambiente, aspectos sociales y gobernanza, con requisitos comunes para todas las empresas, con el fin de garantizar la comparabilidad. Además, la inclusión de la doble materialidad y la diligencia debida de sostenibilidad serán elementos clave para impulsar la transparencia empresarial.

 

Impacto en España

 

La CSRD tiene como objetivo marcar un cambio significativo en las reglas de reporting de Información de Sostenibilidad de la Unión Europea, actualizando para ello la Directiva sobre Divulgación de Información No Financiera (NFRD).

En España, el pasado mes de mayo se publicó el anteproyecto de Ley de Información sobre Sostenibilidad, que adapta las directrices de la CSRD al ordenamiento jurídico nacional, con la expectativa de su aprobación en 2024 y con la correspondiente sustitución de la Ley 11/2018.

Por lo tanto, a la espera de la futura transposición de la CSRD, de las posibles consultas por conflictos de interpretación al ICAC y del desarrollo europeo posterior sobre materias específicas como las filiales y terceros países, en España se estima que la nueva regulación afectará aproximadamente a un total de más de 5.500 empresas desde 2024.

Calendario de Implementación

 

Muchas grandes empresas llevan tiempo preparando sus Informes de Sostenibilidad, pero desde este año irá siendo gradualmente obligatorio para otras entidades. La CSRD se implementará en las siguientes fases:

  • En 2025 (sobre el año fiscal 2024), las grandes empresas según la denominación de la Directiva Contable (con más de 500 empleados) ya sujetas a la NFRD.
  • En 2026 (sobre el año fiscal 2025), las empresas que cumplan dos de los siguientes tres criterios:
    • 250 empleados de media durante el año fiscal.
    • Activos en balance por valor de al menos 20 millones de euros.
    • Ingresos de al menos 40 millones de euros.
  • En 2027 (sobre el año fiscal 2026), las pequeñas y medianas empresas cotizadas, así como las instituciones financieras pequeñas y no complejas, las compañías de seguros cautivas y las compañías de reaseguros.
  • En 2029 (sobre el año fiscal 2028), las empresas de fuera de la Unión Europea con ingresos de más de 150 millones de euros en la Unión y que cumplan una de las siguientes dos condiciones:
    • Una filial en la Unión Europea que sea cotizada o que tenga más de 500 empleados.
    • Una filial en la Unión Europea con al menos 40 millones de euros en ingresos.

Evolución del Aseguramiento

 

Las entidades que deben reportar Información sobre Sostenibilidad se enfrentan a plazos ajustados, considerando la abundante información requerida y el mayor alcance de los nuevos requisitos, entre los que destacan el alineado con la publicación de la información financiera o la presentación digital estandarizada.

Y en medio de esas ocupaciones, destaca como aspecto significativo, la verificación limitada  por un/a Auditor/a  de la información reportada, que muy probablemente evolucionará a una verificación razonable como garantía de la exactitud y fiabilidad del Informe de Sostenibilidad.

La finalidad del aseguramiento razonable es evitar el efecto exponencial del “greenwashingo “ecopostureo” , y garantizar que la información no financiera es completa, transparente y homogénea, y que el control interno de la empresa a la hora de reportar, es efectivo.

Riesgos de No Cumplir

 

Los riesgos de no cumplir con la CSRD son múltiples y pueden superar con creces el coste de su aplicación. El no cumplimiento puede resultar en sanciones similares a las de la información financiera, paralización de actividades y mayores costes de financiación

Por no hablar de la posible pérdida de reputación donde no contar con buenas prácticas sostenibles significará, antes o después, quedar fuera del mercado.

 

La implementación de la CSRD representa un cambio significativo en el reporting de sostenibilidad, elevando los estándares y la transparencia empresarial. Las empresas deben prepararse para cumplir con los nuevos requisitos y aprovechar las oportunidades que una gestión sostenible puede ofrecer en términos de reputación y acceso a mercados.

 

 
¡Para conocer más sobre la CSRD y mantenerse informado sobre las últimas claves en informes de sostenibilidad, póngase en contacto con nosotros o síganos en LinkedIn!

Leave a Reply